Etiquetas

, , , ,

El aliento encogido como los puños apretados.

Tú, tu nombre, tu cintura y el miedo compartido.

Hay algo fuera que nos ronda como un buitre,

huele esta piel de gallina llena  de escalofríos;

Tal vez sea un gavilán y  quiera

apretar nuestros cuellos con su encía hambrienta.

Simplemente atemoriza,

con la sombra de sus alas que nos empaña la cara.

No te abrazo porque tengas frío

sino para compartir este castañeo de dientes,

para que pongas tu cabeza en mi hombro

y nos acariciemos la nuca.

 

Anuncios