Etiquetas

, , , ,

Tal vez esté pensando en qué decir…

Quizás trabaja demasiado y por eso no viene…

Y con toda la esperanza, la mano se retuerce en el pecho.

Tantas noches en la penumbra

diciendo «¡el que llora no soy yo!».

Y el pájaro que entró por la ventana

e hizo del techo un pequeño cielo…

A quién se lo dirás, si allá tan lejos

nadie responde.

Y te peinas, y te vistes,… deja los colores,

deja al labio que se abrase lentamente

y que las mejillas estén cada vez más lívidas.

¡Para qué  nada si no es para nadie!

Hoy que el día sea un plato menos.

Menos fuego a la cocina,

Flores de plástico y   de  desayuno

un café bien negro.

O flores de papel…

mejor las ventanas cerradas

y simplemente papel.

Anuncios