Etiquetas

, , ,

 Nos condenan porque somos como perros,

ansiosos de derrumbar todo grito,

toda infamia, que son las barreras:

este cartel, esa reja, aquella mirada…

No nos tentéis con las llamas porque seremos fuego.

Y si miráis demasiado  arderéis,

¿no queréis caer tan adentro?

Desatamos los nudos que aprietan vuestras almas.

Teméis vuestro fuego.

Nos miráis como antorchas …

¿Que creamos sombras? Daos cuenta

que ninguna sombra nos opaca.

Dame la mano bestia, insano, porque nuestras pisadas

dejarán de lado el suelo,

y  no habrá techo que no alcancemos

porque nuestras cimas serán por encima

del hombre que no se atreve a romper

su agradable y mustia libertad.

Hemos explotado y nos expandimos

porque vuestra libertad creada

es nuestra prisionera realidad

que necesita tomar aire

en lo que llamáis libertinaje

y nosotros humanidad.

Anuncios