Etiquetas

Elijo esconderme entre tu cuerpo,

perderme en él para sorprenderte en tu silencio

con la risa sobre tu pecho.

 

He elegido jugar  contigo en el medio;

intentaré que los bailes, la de tus danzantes susurros,

sean en mi oreja;

y  el revés de tu mano vaya  a las redondeces de mis muslos:

mis labios a tu dedo de porcelana .

 

Porque sólo jugando nos libraremos del mundo,

y pareciendo estúpidos nos libraremos de las cargas que ponen sobre nosotros , como

invisibles, la gente, y su rudo discurso.

¡Juguemos, querido, así nadie sabrá que estamos en contra

y que la tristeza nos embarga

como a todos, aunque estemos juntos!

Anuncios