Mirar atrás sin ansiedad,

sin las ganas de romper cristales

o sentir incrustarse las palabras como la injusticia.

Llenar de sosiego el desasosiego presente

sólo por crear en un instante  repetida, diferente,

la procesión carnívora del pasado grandioso.

Cuento, novela  o poema…

la más grande tragedia

vivida y  latente

sobre piel, tierra o el frio mármol.

Incontables besos

o simplemente una cruda despedida

que tuvo posibilidades de altitudes divinas.

Me reconforta saber

Que debajo de la piel

hay más cosas que lo que fue.

Anuncios