Etiquetas

Ni caminaba ni saltaba el monigote:

estaba  sentado encima de un punto.              Frente a él un blanco casi total,

                                                                                                                                                                                                     por la derecha una línea recta, infinita;

por la izquierda, una línea zigzagueante.

El monigote monipensaba,

                        monimiraba,

                                                      monidudaba:

           moniesperaba!

Tanto tardó en monigotear que todo se hizo blanco

(No se podía esperar más.

Era un monigote).

Anuncios